Historia de la Plata

Desde la antigüedad son siete los metales reconocidos y la plata es uno de ellos; para tener en cuenta, en el libro del Génesis se la menciona y en los análisis que se llevaron a cabo de la basura hallada en grandes cantidades en el Asia Menor y en las islas del Mar Egeo, se muestra claramente que este metal empezó a separarse del plomo por lo menos hace cuatro milenios antes de nuestra era. Imaginarse a estos lejanos pobladores sorprendidos ante la evidencia de hallar un metal raro y muy poco frecuente, de un color blanco muy llamativo y con esa cualidad de mantener un brillo especial, a pesar de someterlo a la prueba de intentar derretirlo al fuego, proceso que derretía a los otros metales hasta entonces conocidos por ellos, como por ejemplo, el cobre y posteriormente el estaño, e incluso habían en algunos lugares alcanzado a obtener el bronce produciendo aleaciones entre el cobre y el estaño, pero que su tradición venía de tallar y pulir la piedra, es desde todo punto de vista alucinante. Y es claro que este hallazgo causó tanto impacto, que le atribuyeron propiedades especiales a este metal, casi comparables a las que tenía el oro, porque para ellos, estos dos metales, el oro y ahora la plata, eran dádivas de la naturaleza, creados uno  por la influencia de la luna y el otro bajo la influencia del sol, mientras que los demás metales sufrían los cambios y transformaciones generadas bajo los trabajos llevados a cabo por los medios primitivos y rudimentarios creados por ellos, precisamente para su transformación. 

Con el paso del tiempo, surgieron entonces todos esos intentos de intentar producir la metamorfosis de los metales considerados viles, ante el oro y la plata, a través de lo que se llamó la alquimia, bajo la premisa de alcanzar la perefcción de los otros; cabe señalar que la alquimia como tal, no solamente fue una serie de acciones aisladas para producir oro, sino toda una serie de doctrinas que se produjeron precisamente bajo el influjo de esos intentos. Para estos propósitos, el metal más adecuado era por supuesto, el mercurio, puesto que tenía el aspecto y color de la plata, al punto que recibió el nombre de hydrargyrum  o plata líquida, de donde se desprende justamente su símbolo químico de Hg.

En el caso de la plata, como en el de los otros metales reconocidos a través de la historia, fue ampliamente utilizado para la elaboración de gran variedad de armas de guerra, como era primordial en su momento y posteriormente se le empleó en la creación de utensilios de carácter doméstico y ornamentos, por lo que permitió la comercialización al acuñarse las primeras monedas de plata. Este paso, que parece tan insignificante, dio origen a la creación de la base del sistema monetario de varios países. 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: