Descripción de la plata

La plata es un elemento metálico muy maleable y dúctil, ligeramente más duro que el oro. Su apariencia es de un brillo blanco metálico y es susceptible a ser pulida y su resplandor logra mantenerse tanto en agua como en el aire, pero su superficie se empaña ante la presencia del ozono, el sulfuro de hidrógeno o del aire con azufre. La maleabilidad y ductilidad, superadas solo por el oro, permite la obtención de láminas de 0.00025 milímetros y de un gramo de metal que alcanza para la fabricación de un hilo de aproximadamente ciento ochenta metros de largo.

Es el mejor conductor eléctrico de todos los metales, incluso su comportamiento es mejor que el cobre, que es el metal más utilizado para esta industria, pero su costo mayor es el impedimento para su masificación en las aplicaciones eléctricas. Otra de sus características, en su estado puro, es su conductividad térmica y el color blanco y el índice de reflexión que alcanza superior a la de cualquier otro metal. La  pirargirita y la proustita, sales de plata tienen excelentes propiedades fotosensibles, ya que se descomponen por acción de la luz, lo mismo que sales de plata de antimonio y arsénico, por lo que tienen un amplio espectro de uso en la fotografía.

Puede presentar los estados de oxidación +1, +2 y +3, pero el más corriente es el estado de oxidación +1. Cabe tener en cuenta que se disuelve en ácidos oxidantes.

La estructura de la plata se basa en un empaquetamiento cúbico compacto de átomos y se distingue sobre los otros metales similares por su superficie, su maleabilidad y su alto peso específico. La plata nativa está extensamente distribuida en pequeñas cantidades, principalmente en la zona de oxidación de los depósitos minerales. Los grandes depósitos de plata natural son probablemente el resultado de una deposición primaria de plata de soluciones hidrotermales. Hay tres tipos de depósitos primarios:

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: