Métodos antiguos de extracción de plata

En la época colonial, los métodos para la obtención de la plata, tenían unas técnicas de beneficio en el Nuevo Mundo que fueron adoptados por los españoles que llegaron a América.

En  el altiplano se utilizaba la técnica explosiva vernácula para la explotación de los filones o vetas argentíferas, que consistía en un método sencillo, pero infalible. Los indígenas llenaban con agua las grietas abiertas en la roca y las heladas nocturnas hacían saltar las masas de roca. Justamente por su sencillez fue que el método fue adoptado por los españoles.

Como para los indios era completamente desconocida la siderurgia, se valían de madera dura y de la cornamenta de los ciervos como instrumentos en los trabajos menores para la explotación de la plata, por lo que con la llegada de los españoles, fueron introducidas herramientas de hierro que produjeron mejores en el proceso, ya que inicialmente el proceso de obtención de plata era con base a molinos de mano, lo cual era dispendioso y difícil y esta forma fue modificada al poco tiempo por molinos que se movían por fuerza hidráulica. Para la refinación de los minerales, que es conseguir la separación de la plata de sus impurezas, se empleaban básicamente dos métodos: el de la fundición y el de la amalgamación, que se realizó de diferentes maneras.

El método de la fundición  fue utilizado por allá en el siglo XVI por los principales reales mineros argentíferos de aquella lejana América conquistada por los españoles. Para conseguir la separación de la plata de lo que se llama ganga, los indígenas del altiplano fundían el metal que primero era triturado agregándole óxido de plomo.

Para el calentamiento y así lograr la fundición de  los metales, se empleaban hornos de fundición, hechos de barro o piedra y  a los que se colocaba habitualmente en la cima de una montaña, al aire libre;  estaban provistos de agujeros por los que el cortante viento nocturno penetraba, atizando el fuego y manteniéndolo vivo.

El otro método más común era el de la amalgamación o de “beneficio de patio” como se le conocía. Como los yacimientos americanos tenían muy baja calidad, a pesar de su riqueza, eso significaba que por cada metro cúbico de tierra extraída se obtenía una escasa cantidad de plata pura, por lo que por el método de fundición no era posible obtener las cantidades a que aspiraban los conquistadores y que efectivamente consiguieron, pero con el método de beneficio de patio. Este método de la amalgamación hizo su aparición a mediados del siglo XVI y causó una verdadera revolución a la minería de la plata a nivel mundial, incluyendo a América. Fue descubierto por Bartolomé de Medina (1497-1585), hombre sevillano que con su descubrimiento permitió extraer una mayor cantidad de plata del mineral, contribuyendo además con su invento a tornar más rentable la explotación de viejas vetas o antiguas explotaciones que se consideraban imposibles de trabajar. El método fue introducido en América alrededor de mitad del siglo XVI, en Nueva España alrededor de 1550 y en Perú en 1570. Consistía en fusionar la plata con mercurio, que se mezclaba con la plata molida y la mezcla se lavaba después de haber permanecido en reposo por varios meses en grandes patios y de allí su nombre.

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: