La orfebrería y la plata

Desde la prehistoria ya se trabajaba con el oro y la plata en la fabricación de algunos objetos como piezas de adorno, joyas, vasijas, monedas y estatuas, siguiendo las normas y modas de cada época, pero lo que se conoce como orfebrería propiamente, es el trabajo con la plata y el oro o la mezcla entre los dos, el electrum.

Las técnicas antiguas como el martillado en frío, pasando luego al calentado y a la fusión, han dado paso a otros procedimientos.

  • Remetido y embutido: El repujado se hace en el diseño de motivos con un cincel de punta roma para evitar que se corte la lámina, o con punzones que permitan curvar el metal sobre sí mismo y definir grietas profundas desde el reverso, para que salgan en el anverso. Si la pieza se trabaja por la cara sobre un cuerpo ya en relieve, se trata de un “embutido”. Debe trabajarse sobre una superficie blanda pero firme para que la lámina se mantenga fija.
  • Puntillado: Esta técnica decorativa se realiza con un cincel desde el reverso de la pieza, obteniendo motivos a base de puntos en relieve por la cara.
  • Decoración incisa: Se obtiene mediante la incisión con un buril sobre la pieza y bajo un soporte firme que sujete el objeto que se está trabajando.
  • Estampado: Consiste en presionar a golpe de martillo con un punzón metálico sobre el reverso de una lámina; en el extremo del punzón se halla el dibujo que se quiere reproducir en relieve. Cuando el punzón deja su marca sólo por una cara del metal se llama “estampación por impresión”, mientras que cuando deja un relieve por una cara y un hueco por otra se denomina “estampación repujada”.
  • Filigrana: Es una forma decorativa diseñada mediante hilos que se sueldan a una lámina de base. Para fabricar los hilos hay dos métodos: en un caso, se parte de una lámina cortada en tiras estrechas que se enrollan sobre sí mismas sujetándolas por un extremo, lo que les deja marcas helicoidales de retorcimiento; y en el otro, se realiza un fundido previo en molde para obtener la forma de hilo y después se martilla hasta obtener la sección que se busca y es conocida como “filigrana sentada” cuando los hilos se sueldan sobre una base y “filigrana al aire o calada” cuando los hilos se unen entre sí, sin base alguna para soportarlos.
  • Granulado: Basado en el mismo principio por medio del cual los hilos se sustituyen por pequeñas esferas de oro o de plata. Se trata de soldar pequeños gránulos o esferitas de oro o de plata a una superficie, formando diferentes diseños. Es muy común que la “filigrana” y “granulado” se combinan entre sí y en algunas ocasiones también con otras técnicas, alcanzando una gran complejidad en la composición y en el diseño, dándole mayor realce a la obra y aumentando su valor estético y comercial.

Tags: orfebrería
Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: