La plata de ley

Cuando se habla de plata, se menciona el término Plata de Ley de manera cotidiana y común, pero no es tan corriente que las personas conozcan el verdadero significado de esa expresión. Se le llama plata de ley, a la que el metal preciso entra en su composición en la cantidad mínima fijada por una legislación vigente y esa cantidad se denomina “ley”. Esa cantidad mínima se expresa en un tanto por mil (‰); originalmente este tipo de normatividad solo se conocía para las monedas que emitían las instituciones.

La plata pura, como tal, conocida también como plata fina, es un metal suave, muy maleable, pero que se daña con mucha facilidad, por lo que se comporta mejor combinándola con otros metales. De estas aleaciones la más popular y conocida es la que se llama plata de ley, que consiste generalmente en un 95% de plata pura y el 5% restante es cobre. Puede combinarse con otros metales y en los siglos pasados se han hecho muchos experimentos, pero hoy en día se considera que su compañero más adecuado es sin lugar a dudas el cobre, puesto que éste, le agrega dureza al metal precioso, mejorando su durabilidad, pero sin afectar su hermoso color y brillo. Esta pequeña proporción que se le añade a la plata para favorecer su transformación, no afecta su valor, sino que el precio de la pieza elaborada en plata está dado es por el trabajo implicado en su realización, con la que se mide no solo la belleza del diseño, sino la habilidad del artesano que la produjo.

En la rama de la joyería, en la que es un metal que goza de tanta aceptación y admiración, la gran mayoría de piezas, ya sean de arte o de uso personal son selladas con una marca de calidad que distingue no solo la calidad en la elaboración, sino la fineza de la misma, y garantiza el contenido metálico de plata. Aun cuando esas marcas pueden varias de país en país, las marcas o sellos más conocidos y que gozan de mayor reconocimiento son los siguientes:

Además de los usos más conocidos de la plata de ley en joyería, este preciado metal precioso, tiene gran utilización en la fabricación de vajillas finas para el hogar, como son cuchillos, tenedores cucharas, cucharitas y juegos de té, así como bandejas conmemorativas, portarretratos, candelabros y bandejas para el servicio de lujo en la mesa del comedor, por su belleza, durabilidad y brillo por excelencia.

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: