Leyendas sobre la plata

Existen numerosas leyendas alrededor de los metales y sus propiedades y la plata, por supuesto, no es la excepción. La siguiente es una de ellas:

“El Rey Platino”

“Hace muchos años, en Europa, gobernaba un rey a quien se le conocía como el Rey Platino. Era muy querido por los aldeanos, por su nobleza y porque siempre estaba listo a ayudar a quienes sufrían algún siniestro en las minas, que producían oro, plata y bronce. El trabajo en las minas empezaba desde muy temprano en la mañana y era supervisado por los caballeros del rey, con el fin de garantizar que no hubiera saqueos o sustracciones, que muy pocas veces se producían causándole el malhechor, calabozo de por vida, después de una gran golpiza a latigazos en la espalda. Esta normatividad servía para fomentar lealtad al rey y la corona y la honradez de los aldeanos. Sin embargo, cuando el rey veía que la persona cumplía con las tareas encomendadas y mostraba su arrepentimiento por su mala conducta, era posible que el rey le permitiera recobrar su libertad. El ministro, se encargaba de pagarle a los aldeanos por su trabajo, con tres monedas de oro y siete monedas de plata.

Solo en las ceremonias se veía al rey con su corona elaborada en oro y plata, como la de la reina, mientras que la del duque era en oro blanco y bronce y la del conde eran en plata con incrustaciones de brillantes grandes y pequeños. La indumentaria de los caballeros se hacía en plata y era otorgada por el rey en reconocimiento a su posición.” Autora: Leticia Fonseca Fernández.

Otra leyenda cuenta lo siguiente:

Se dice que entre los años 1548 y 1550, mientras un grupo de aldeanos que hacía en trayecto del municipio de Pachuca Hidalgo hacia la ciudad de Zacatecas en México, resolvió tomar un descanso después de un día de trabajo incansable en un cerro cercano a la ciudad de Guanajuato. Se dispusieron entonces a la preparación de los alimentos y para eso, improvisaron una fogata usando piedras del sitio y una vez que el fuego ardió por un tiempo, con sorpresa vieron que ante el calentamiento las piedras se derretían, convirtiéndose en un líquido muy brillante. Aun cuando al comienzo no se dieron cuenta del descubrimiento que habían hecho de una rica y gran veta mineralizada, se decidieron a investigar y se dieron cuenta que esta veta se prolongaba por muchos kilómetros de longitud y tenía un gran espesor. Cuenta la leyenda que la bautizaron con el nombre de veta de San Bernabé, en honor al sitio donde habían hecho el hallazgo. Según la leyenda, es la veta que hoy en día se conoce como veta madre de Guanajuato, que contiene no solo oro, sino también cobre, zinc, plomo y plata.

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: