140 años de volatilidad de la plata

En una reciente entrevista realizada a Eric Sprott, sobre la volatilidad de los mercados, afirmó que “los mercados de papel son una broma y hay que prepararse para los precios de los lingotes en supernova”. Según Sprott el mercado debe mantener la relación casi sagrada de oro/plata en su relación de 16 a 1. Su argumento se basó en la seguridad de que las monedas de oro y plata están destinadas a regresar a la circulación. De acuerdo a esto, las monedas de oro se utilizarían para las grandes transacciones, mientras que las moneda de plata serían usadas para las compras personales o pequeñas, tal y como se hacía en el umbral del siglo XVIII en Estados Unidos.

Si bien este argumento, resulta evidentemente muy seductor desde el punto de vista intelectual, si se mira el comportamiento de la relación oro/plata de los últimos 140 años, se ve claramente que no siempre se mantuvo en la proporción “sagrada” de la que habla Sprott de 16 a 1. En ese período de tiempo, ha habido tiempos de retroceso casi permanente como lo han sido los últimos veinte años, algunos más violentos que otros y más largos o cortos, pero no se puede pronosticar con facilidad que la proporción de 16 a 1 debe mantenerse, ya que la volatilidad de los mercados está impulsada por una serie de factores que sobrepasan y están mucho más allá de los metales en sí mismos. No solamente por la producción se puede medir la relación y tampoco por la diferencia de precios alcanzados en las principales bolsas de valores, sino por una gran cantidad de variables, algunas de las cuales son perfectamente impredecibles, como son los agudos cambios climáticos que se están viviendo en la actualidad en el mundo entero.

Debe tenerse en cuenta que cualquier rumor o movimiento real o ficticio puede generar cambios drásticos, sobretodo en tiempos de inestabilidad. Al respecto, se recuerda la broma de Johnny Carson en un programa de televisión en 1971, que dijo a la audiencia que Estados Unidos se enfrentaba a una escasez de papel higiénico y al día siguiente, en todo el territorio nacional se habían agotado todos los rollos, porque la gente preocupada salió a comprarlos y efectivamente durante un mes no hubo papel higiénico en las tiendas. Carson reconoció que lo había hecho por una apuesta y que era una broma, pero las consecuencias fueron reales.

Se puede esperar que la volatilidad vaya en aumento y que puedan sucederse retrocesos cuando menos se esperan, a menudo basados en nada más que un engaño crudo. Por ejemplo, un comodín podría comenzar un rumor en Internet que los nuevos billetes de la Reserva Federal denominados en unidades de oro ya se están imprimiendo en Washington, incluyendo las notas de fracciones, lo que sugiere que la necesidad de monedas de plata subsidiaria ha sido eliminada. O un rumor, que luego es desmentido como en el caso de Carson, afirmando que todo el oro saqueado por los japoneses en Asia durante la Segunda Guerra Mundial se ha encontrado en las Filipinas, y resultó ser mucho mayor que cualquier estimación previa. O el  rumor de que los chinos están comprando todas las propiedades de la plata y el oro en los Estados Unidos. Cualquier información puede generar movimientos en el mercado de la plata y por supuesto del oro también.

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: