Monedas de plata: una inversión interesante

Cuando el precio de la plata comenzó a aumentar y acercarse a su valor monetario, el gobierno reemplazó a la moneda de plata de confianza con una moneda de metal sin valor. Poco después, el público estadounidense comenzó a acumular estas monedas de plata más, hasta que durante la década  de 1980, millones de estas monedas fueron derretidas para que se transformaran en lingotes de plata y otras formas. Desde entonces, estas monedas se han convertido en más escasas y más deseables. A pesar de estos hechos, el 90% monedas de plata se han convertido en una de las formas  menos costosa y más popular para comprar y vender plata.

Con los años, muchas personas han comprado estas monedas, en la comprensión de que las puede necesitar en el futuro para el trueque, si el colapso del dólar de Estados Unidos llega y debe volverse al patrón oro y la plata. Estas monedas serían las formas más reconocidas y comercializadas con facilidad, por ser de plata, por su pequeño tamaño y por la facilidad de liquidez que tienen. Muchas empresas en el mercado norteamericano ofrecen la posibilidad de comprar este tipo de monedas de plata con pequeños incrementos de  1 dólar  por moneda a 1.000 dólares por  bolsas de valor nominal. Todas las bolsas de 1,000 dólares de valor pueden llegar a contener hasta 10.000 monedas de diez centavos, 4000 de cuartos y así existen variaciones de posibilidades para comprar en pequeñas y medianas cantidades.

Para el público en general es bastante fácil la adquisición de monedas de plata como inversión y refugio seguro de sus ahorros y en el mercado hay multiplicidad de empresas que ofrecen muchas y variadas posibilidades y que además dan asesoría para quienes están interesados en adquirirlas.

En 1965, bajo la dirección del Congreso de los Estados Unidos, la Casa de Moneda de EE.UU. elimina del mercado toda la plata de diez y veinticinco centavos, lo que provocó que el contenido de plata para la moneda de medio dólar se redujera en un 40%. Por lo tanto, la moneda de medio dólar, comenzó a fabricarse a partir de 40% de plata y 60% de cobre. Estas monedas fueron acuñadas desde 1965 hasta 1969 para la circulación. Después de esa fecha, todas las monedas pasaron a ser fabricadas con una composición consistente en cobre y níquel, lo que hizo que perdieran el interés para los coleccionistas.


Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: