Taxco: orgullo del trabajo en plata mexicana

En una propiedad localizada en el Patio de las Artesanías, en Taxco, México, se encuentra el conocido Museo de la Plata que fue inaugurado en 1988, en donde de manera permanente se exhiben muestras del exquisito trabajo de los orfebres taxqueños. Su fundación se llevó a cabo durante la celebración de la Feria Nacional de la Plata.

Taxco es una ciudad pequeña de montaña, ubicada entre Acapulco y Ciudad de México, en el estado de Guerrero y es uno de los lugares que ha sido desde la antigüedad atractivo por la gran cantidad de plata, que en tiempos de la conquista, tanta atracción produjo en los españoles.

Para los pueblos originarios de la zona, se conocía como Tlacho y ya tenpian que pagar tributo a los aztecas en tiempos anteriores a los españoles, quienes dominaron a llos aztecas en 1521 y solo un año después, Hernán Cortés llegó y basó su derecho minero en Taxco. Desde entonces, en casi toda Europa se pueden encontrar piezas de plata de Taxco, ya que para la corona española en la colona, se convirtió este lugar en la principal fuente de metales preciosos. Sin embargo, otros lugares más accesibles hicieron perder el interés en esta ciudad que pasó a ser olvidada y solo doscientos años más tarde fue resucitado el interés por esta zona minera. Fue José de la Borda en 1716 quien redescubrió la plata en Taxco, llegando a amasar una fortuna de la minería. Cuando en el siglo XIX México se lanza a la conquista de su independencia, cuando los españoles comprendieron que tenían que salir,  prefirieron destruir las minas antes que permitir que los mexicanos tomaran el relevo y nuevamente se detuvo el trabajo de la plata.

Y nuevamente la plata se reavivó en 1920, con la llegada a México del profesor de arquitectura de América, William Spratling quien se enteró que Taxco habiendo sido un importante centro minero, sin embargo, nunca habían realizado trabajos de joyería y otros objetos en plata. Este profesor, abrió un negocio y trabajando de la mano con los plateros locales, demostrando sus habilidades. Se creó entonces una especie de taller de aprendizaje en el negocio de Spratling formándose muchos jóvenes que pasaron a ser maestros por derecho propio.

Desde sus comienzos, lo que se conocería posteriormente con el nombre del movimiento de Taxco abrió nuevas perspectivas tanto en lo técnico como en la exquisitez del diseño de las piezas que se trabajaban y aunque se le debe a Spratling la iniciativa y la credibilidad para liderar este movimiento joyero moderno de la plata, siempre se trató de talentosos diseñadores mexicanos que a su vez llegaron a establecer talleres independientes y desarrollar en conjunto lo que se conoce como la Escuela de Taxco, que se reconoce hoy en día, con reconocimiento mundial.

 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: