Contaminación en el medio ambiente por metales

Algunos elementos, ya sea por ellos mismos o por su estructura o combinados en forma de compuestos causan consecuencias perjudiciales para el medio ambiente, ya sea en el aire, el agua o el suelo o directamente pueden causar daños irreparables en el ser humano. Algunos ejemplos de esto, son los siguientes:

Antimonio y textiles: Se utiliza en aleaciones, como metal de imprenta, en baterías y en la producción de cerámica. El principal daño que provoca es el envenenamiento por ingestión o inhalación de vapores, principalmente por un gas llamado estibina.

Arsénico,  medicamentos y vidrio: Se usa en venenos para hormigas, insecticidas y pinturas.  Es probablemente uno de los elementos más venenosos que hay, así como todos los compuestos.

Azufre: Son muy contaminantes los óxidos SO2 y SO3 para el aire y con agua producen la lluvia ácida. Sustancias tales como derivados clorados de azufre, sulfatos y ácidos son corrosivas. El gas H2S es sumamente tóxico y contamina el aire. El azufre es empleado en algunos medicamentos para la piel.

Bromo: Los vapores que emana este elemento contaminan el aire, además sus compuestos derivados son lacrimógenos y venenosos.

Cadmio: Es un metal tóxico que se origina en la refinación del zinc; también proviene de operaciones de electrodeposición y por tanto contamina el aire y el agua. Contenido en algunos fertilizantes contamina el suelo.

Cloro: Sus valores contaminan el aire y son corrosivos. Se le emplea en forma de cloratos para blanquear la ropa, para lavados bucales y fabricación de cerillos. Los cloratos son solubles en agua y la contaminan, además de formar mezclas explosivas con compuestos orgánicos.

Los valores de compuestos orgánicos clorados como insecticidas, anestésicos y solventes dañan el hígado y el cerebro. Algunos medicamentos que contienen cloro afectan el sistema nervioso.

Cromo: El cromo y sus compuestos son perjudiciales al organismo, pues destruyen todas las células. Se le emplea en síntesis orgánicas y en la industria del acero. Cualquier cromato soluble contamina el agua.

Magnesio: Se emplea en la manufactura de acero y de pilas secas. La inhalación de polvos y humos conteniendo magnesio causa envenenamiento. También contamina el agua y atrofia el cerebro.

Mercurio: Es un metal de gran utilidad por ser líquidos; se utiliza en termómetros y por ser buen conductor eléctrico se emplea en aparatos de este tipo, así como en iluminación, pinturas fungicidas, catalizadores, amalgamas dentales, plaguicidas, etc. pero contamina el agua, el aire y causa envenenamiento. Las algas lo absorben, luego los peces y finalmente el hombre. Los granos o semillas lo retienen  y finalmente el hombre los come.

Plomo: El plomo se acumula en el cuerpo conforme se inhala del aire o se ingiere con los alimentos y el agua. La mayor parte del plomo que contamina el aire proviene de las gasolinas para automóviles, pues se le agrega para proporcionarle propiedades antidetonantes. También se le emplea en pinturas, como metal de imprenta, soldaduras y acumuladores. Por su uso el organismo se afecta de saturnismo. Sus sales, como el acetato, son venenosas.

 

 

 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: